Universo - Cómic - Relatos - Personajes - Mapa estelar - Sociedades - Tecnología ___________La Divine
 

Al contrario que la mayoría de piratas y contrabandistas, el Capitán Eclipse no utiliza una astronave de carga modificada como vehículo; o no exactamente. La Divine fue otrora un rápido yate de placer, modelo Advance H-79 de los Astilleros de Ibria1, de diseño elegante y tamaño modesto, 63 m eslora por 41 de manga; cualquier ojo observador, que vea más allá de las capas de pintura, puede percatarse de este hecho. Aunque el Capitán Eclipse la ha adaptado para servir como navío pirata, su anterior propietario, un transportista que también había realizado sus propias modificaciones, se la compró a su vez a un noble de los Reinos Centrales, que la había modificado para servir como nave de carreras de baja gravedad. El transportista le relató está historia al Capitán Eclipse antes de vendérsela.

Un capitán experimentado puede hacerse una idea la la historia de su nave, si es capaz de diferenciar entre las modificaciones y el diseño original.

Nave de carreras.

Cuando el Capitán Eclipse, vio la nave por primera vez en el 1505 , identificó al momento la línea aerodinámica de una nave de recreo de los sistemas centrales; más dispuestos a pagar por armazones bonitos y vistosas.

La modificación que más llamó su atención fueron los enormes motores laterales, pertenecientes sin duda a un modelo más rápido y potente, posiblemente un transporte militar. Si a esto se le sumaban los incrementos visibles en el reactor, y distribuciones de energía y los estabilizadores, más la historia sobre el primer dueño que le contó el transportisa, la evidencia fue que el navío había sido optimizado para competir en carreras; mejorando en potencia y velocidad el diseño original.


Otra cosa que descubrió con el tiempo fueron unas antiguas modificaciones deshabilitadas por el anterior propietario, por miedo a terminar preso, dado el caracter altamente ilegal de las mismas al tratase de mejoras que afectaban a la velocidad supralumínica, pudiendo darle un rango de velocidad superior al de una nave militar de Los Reinos Centrales. El atrevido pirata, menos temeroso de alterar los sellos sagrados2 de la nave y ser condenado por herejías tecnológicas en algún reino central, enseguida se aprovechó de esta mejora poco común en las naves no militares, y mucho menos común en la Periferia, a pesar de los intermimables intentos fallidos de los limitados ingenieros del exterior para copiar los complicados sistemas diseñados por Los Mensajeros, por medio de la tecnología inversa. Estas modificaciones permiten a la Divine recorrer una media de 0,7 años luz al día.

Nave de carga.

El transportista no la hubiese elegido como nave de carga de no ser por bajísimo precio que el noble le ofreció; arruinado tras una serie de carreras con malos resultados, y muy necesitado de liquidez inmediata.

La nave se modificó entonces para servir a su nuevo dueño y a sus necesidades comerciales. Se liberó espacio de los camarotes de lujo e instalaciones de recreo, sacrificando frivolidad por funcionalidad. La proa de la nave se descompartimentó en amplias bodegas de carga y se habilitaron portones de acceso en el casco, además de grúas para la carga y descarga las mercancías. En la zona central delantera se habilitó espacio para una pequeña lanzadera de corto alcance; sumamente útil para un mercader que necesitaba moverse por distintas ciudades de un mismo mundo en sus transacciones, pudiendo dejar la nave en un solo puerto base para la carga y descarga.
Parte de la fina decoración del interior se vendió y fue sustituida por mamparos más resistentes y baratos. La potencia extra en los motores le permitía remolcar mercancías más pesadas de un sistema a otro, a velocidades moderadas, a pesar del pequeño tamaño de la nave. El mercader se movía principalmente por la frontera, así que instaló también potentes escudos de energía para proteger la carga de piratas y corsarios.

Nave Pirata.

Durante más de doce ciclos estandar, el pequeño yate convertido en carguero, le permitió a su dueño hacer una pequeña fortuna en las rutas comerciales de la frontera. Cuando ganó lo suficiente para adquirir una nave con más capacidad de carga, puso en venta el yate. Era el momento de crecer como profesional, pero no solo para él.

En aquel momento un joven bucanero, con suficiente oro ahorrado tras años sirviendo como piloto en un galeón pirata de Stonewall, se enamoró de la nave en venta, y se convirtió en su nuevo propietario. Como es costumbre entre los piratas de Stonewall, la propiedad de una nave confiere el estatus de capitán y el derecho, y obligación, de mantener a una tripulación. Se convirtió entonces en Capitán Eclipse, y re-bautizó a su nueva nave como La Divine, en honor a una corista de La Periferia.

La elección de la nave, más allá de lo emocional, tuvo que ver con el buen ojo del bucanero para la técnica. A pesar de no trararse de una nave grande, supo valorar la suma de velocidad, capacidad de carga y escudos de energía; características de importancia capital para una nave pirata. Aun así, invirtió el dinero que ganó en sus primeras misiones en hacer una serie de modificaciones finales. El casco fue reforzado para el combate y se añadieron algunas armas de medio calibre camufladas en el caso; en algunos sistemas de la frontera no se permite el paso de naves armadas. Se instaló a su vez un potente rayo de iones en la zona ventral de la nave, para anular los sistemas de las presas. La distribución de energía de una nave es limitada, así que la suma de nuevos sistemas requiere de cierta pericia por parte de los tripulantes, que tienen que elegir bien que parte de la potencia se usa para cada sistema en cada momento, sacrificando temporalmente unos en favor de otros. Parte del espacio de carga, en la zona central, se adaptó para albergar a la tripulación y a pasajeros temporales, manteniendo las dos grandes áreas de carga frontales y laterales, instaladas por el propietario mercader anterior. El camarote del capitán, en la cola de la nave, es una de las únicas zonas casi intactas del diseño original y mantiene la decoración con ornamentos de madera casi intacta. Como modificación final se dio un a gruesa mano de pintura encarnada y se rotularon llamas en la parte frontal, como es costumbre entre los piratas, amigos de los colores vivos y los motivos agresivos. A pesar de tecnología ya instalada en la nave, ponerla a punto, en el taller de Goshi, le supuso un endeudamiento al joven capitán, que reuniendo a una tripulación bastante temeraria, se adentró más allá de la frontera hacia los Reinos Centrales, corriendo un gran peligro para pagar sus deudas en busca del apreciado oro caledoniano .

La tripulación estandar de la nave incluye a un piloto y a un copiloto para funcionar adecuadamente, aunque un único piloto experimentado puede hacerla volar, dejando de lado sistemas secundarios. Según cada misión, se puede añadir tripulación extra. En la cabina hay puestos opcionales que pueden ser utilizados por pasajeros o por tripulantes ad hoc, como artilleros, navegantes o técnicos de computadoras. Un ingeniero que se encarge de mantener a punto los sistemas y hacer las reparaciones, también es deseable. Es común en las tripulaciones piratas que un mismo tripulante cumpla varias funciones: piloto-mecánico, navegante-artillero, soldado-mecánico, curandero-copiloto...las combinaciones no tienen límite y al final cada tripulación es única. Saber usar una pistola, y tener alguna utilidad para con la nave o tripulación, son factores a valorar para contratar a un nuevo pirata.

La nave de un pirata tiene un valor sentimental enorme para su capitán y muchos de ellos desarrollan a menudo estrechos vínculos afectivos ellas; las consideran extensiones de si mismos, al ser sus hogares y su medio de sustento. Es bastante habitual que un capitán, molesto ante la mínima palabra de desprecio hacia su nave, llegue a las manos con cualquiera que se haya atrevido a despreciarla. Las naves piratas siempre tienen nombres femeninos y son encomendadas a la diosa Astra como protectora de navegantes espaciales o marinos.

Especificaciones Divine
Modelo Advance H-79.
Fabricantes Astilleros de Ibria - Factorías Sagradas de los Mensajeros.
Tipo Yate modificado.
Medidas 63 m de eslora por 41 de manga.
   
Motor hiperespacial Clase 7 *.
Autonomía 6 semanas estandar.
Capacidad de carga 300 toneladas métricas.
   
Tripulación 1 mínima. 2 óptima. Deseable mecánico de a bordo.
pasajeros 15-20.
   
Vehículos 4 botes de salvamento (de 4 pasajeros).
  Lancha-lanzadera de corto alcance en hangar de proa (10 pasajeros).
   
Armamento (Oculto) x2 cañones giratorios ventrales*.
  x4 cañones frontales (2 a babor y 2 a estribor)*.
  x8 lanzadores de garfios*.
   
Defensas Casco reforzado*.
  Escudos de energía de rango militar*.
   
  * rupturas de sellos sagrados y herejías tecnológicas.



1Astilleros de Ibria: Ibria es afamada por sus astilleros, que suministran naves a muchos de los reinos. Bajo la sacra tuatela de Los Mensajeros, que aportan las piezas más complejas y esenciales que solo ellos son capaces de fabricar en sus factorías, los ibrianos completan el diseño final dando forma al casco y fuselaje, y a cada cubierta interior. Las naves Ibrianas son famosas por sus elegantes diseños de suaves líneas curvas, motores con forma de cohete, cromados y aletas. Los nobles más ricos del resto de los Reinos suelen utilizar naves ibrianas como medio de transporte.
2 Sellos sagrados: La tecnología fabricada por los Mensajeros lleva sellos que han de romperse para poder ser intervenida o modificada. Ésto es considerado un acto herético en los Reinos, y aunque en la frontera se hace, se hace a riesgo de arruinar la pieza. Solo los mecánicos más experientados puede romper un sello sin malogar las piezas. Las naves con sellos rotos en sus piezas son multadas en los reinos y deben rendir cuentas a los Mensajeros.

Galería de imágenes
tags Capitán Eclipse , Piratas, Stonewall.