Universo - Cómic - Relatos - Personajes - Mapa estelar - Sociedades - Tecnología _______________Personajes- Sanata


Sanata es una chica nacida aproximandamnete en el año 1473, en el planeta Etoch, un mundo granero (*) dentro del dominio de Sirburán en La Periferia.

Sirburán
es un importante mercado de esclavos cerca de la frontera, y la mayoría de sus habitantes pertenecen a esta clase social, pero los habitantes de algunos de sus mundos son hombres y mujeres libres que ceden parte de sus excedentes de producción agrícola, a veces casi toda, como pago por la protección de los jefes esclavistas de Sirburán. Aunque los esclavistas se abastecen principalmente de prisioneros proporcionados por los asaltos de los Corsarios, a lo largo de la frontera, de vez en cuando se realizan cacerías de nativos en planetas cercanos, cuando el tributo de alimentos de estos no llega a la cantidad acordada. Normalmente se llevan a mujeres y a niños de los pueblos de campesinos.

Cuando Sanata contaba con solo nueve años de edad, y con motivo de una mala temporada de cosechas en su mundo, fue arrancada de su hogar junto con su hermana mayor, Sanza, y su hermano pequeño, Sipho. Sus padres y hermanos mayores, excluidos del rapto por estar en edad productiva, observaron impotentes como una banda de corsarios armados, contratados por los esclavistas de Sirburán, se llevaban a los tres niños junto con otros veinte críos del poblado, y tras abusar de dos madres jóvenes "para reponer cuanto antes la descendencia perdida".

Una vez desembarcaron en Sirburán, el pequeño Sipho, de solo cinco años, fue separado de sus hermanas para recibir un condicionamiento mental (*) junto con el resto de niños varones de la remesa, ya que se cree los sujetos responden mejor al proceso si se les realiza de muy jóvenes. A las dos semanas, las dos niñas fueron vendidas, al propietario de una casa de placer de una estación en órbita. Sanata fue dedicada a labores de limpieza en el local, por ser aún demasiado joven para poder vender su cuerpo, según su señor. La preciosa Sanza, de dieciseis años de edad, no corrió la misma suerte que su hermana pequeña.

Sanata y Sanza pasaron dos años en la estación en los cuales, gracias a las incipientes habilidades de ladrona de Sanata, y a los encantos de su hermana, consiguieron robar pequeñas sumas de dinero a los clientes y al dueño del local. Escondidas en un carguero, que viajaba rumbo a la frontera, con un capitán prendado de Sanza, las chicas dejaron finalmente Sirburán rumbo a la libertad. Una vez en El Paso, se fugaron y trataron de vivir por si mismas en la transitada estación. Aunque a Sanata no le hacía ninguna gracia, Sanza volvió a vender su cuerpo para que ambas pudiesen comer. Sanata lo intentó por otra vía y rápidamente se integró en una banda de ladronzuelos que asaltaban, robaban o estafaban, a los viajeros, en los niveles menos transitados de la estación. Sanata aprendió con ellos a defenderse con cuchillos y otras armas, a sortear medidas de seguridad y entrar en naves y almacenes. La intención de ambas chicas siempre fue alejarse de Sirburán lo máximo posible y volver a Etoch estaba descartado, ya que sería allí donde más probablemente las buscarían tras su fuga. Cuando hubieron ahorrado lo suficiente, y tras vivir cuatro años allí, embarcaron en una nave de pasajeros y pusieron rumbo a Tobaga.

La vida parecía mejorar finalmente para las hermanas, y se permitieron fantasear con la posibilidad de buscar a su hermano cuando fuesen mujeres libres y con medios. A los dos días de llegar a Tobaga, mientras ambas exploraban el puerto en busca de trabajo, un grupo de hombres asaltaron a las chicas en un callejón, y trataron de abusar de ellas al ver que eran de fuera; Sanata mató a dos de los asaltantes con su cuchillo y los demás huyeron. Viendo su sueño truncado prematuramente, intentaron salir del planeta, tratando de evitar las represalias de los asaltantes o el castigo de las autoridades locales, ya que en muchos mundos de la Periferia el asesinato se pena con la muerte. Fueron interceptadas en el puerto por más miembros de la misma banda y Sanza, en un intento de salvar a ambas de la tortura, les ofreció sus ahorros de años, que ambas habían ocultado, para compensar las muertes de los dos asaltantes. El líder, propietario de un local de placer de la ciudad, acepto el dinero como pago por una de las vidas, pero no por las dos, así que Sanza se ofreció trabajar para él, hasta que la deuda estuviese pagada en unos años.

Durante cuatro años ambas vivieron en el local de placer. Lo cierto es que los dos asaltantes muertos, de naturaleza problemática, no eran muy queridos por sus compañeros, así que no hubo ningún tipo de rencor hacia ellas. Sanata trató de acelerar el pago de la deuda ayudando de vez en cuando a los ladrones de la banda. Aunque la vida para las chicas de la ocupación de Sanza era algo más fácil en mundos como Tobaga, una noche un miembro de la milicia local, que se había encaprichado con ella, algo ebrio y violento, atacó a la chica cuando esta se nego a complacerle. Sanza recibió una paliza brutal, y un corte de cuchillo en la cara como venganza. Cuando Sanata escuchó los gritos de su hermana, acudió en su ayuda y se encontró con la escena; sin mediar palabra apuñaló al oficial repetidas veces en el estómago, hasta que este murió a sus pies.

Matar a un ladrón de poca monta podía permitirse, pero un oficial de la milicia eran palabras mayores. Sabiendo que la chica sería ejecutada por aquello, el dueño del local la recomendó abandonar el planeta, en un carguero del que él sabía, y que llegaría al atardecer, y le dió unas horas antes de avisar a la policía. Las dos hermanas se despidieron y Sanata prometió volver a por ella una vez que Sanza hubiese saldado la deuda. La chica se dirigió al puerto sin llamar la atención, y se alistó en una nave como tripulante, empezando una nueva vida en el espacio exterior.

(*) Mundo granero: Los sistemas estelares más extensos y poblados suelen destinar algunos de sus mundos a la explotación de latifundios, y producción de alimentos para abastecer al resto del sistema. Esto es muy común en los Reinos Centrales, pero menos frecuente en la Periferia, en la cual los territorios bajo un mismo mando son más escasos.

(*) Condicionamiento mental
: Proceso mediante el cual, por medio de cirugía, compuestos químicos y otras técnicas, se doblega la voluntad de un sujeto. Normalmente se realiza con esclavos que van a trabajar en actividades duras o con poca esperanza de vida. De este modo no sienten el deseo de huir o rebelarse contra sus amos. El procedimiento no es seguro, y algunos sujetos mueren durante el proceso o quedan dañados a nivel cerebral. Esta práctica es considerada una herejía por los Mensajeros y en los Reinos Centrales esta prohibida.

(*) Hombre-mujer del espacio:
expresión de uso común en los Reinos Centrales y en la Periferia que se utiliza para describir a algunos pilotos o tripulantes que viven la mayor parte del tiempo a bordo de naves o estaciones, por circunstancias o por elección, y rara vez se asientan en tierra.


Sanata aparece en el relato Los Anillos de Beta Hidry.

Galería de imágenes
tags Periferia, Etoch , Sirburán, El Paso, Tobaga, Stonewall, Karina, Los Anillos de Beta Hidry.